1. Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página web no estén disponibles.

    Puedes leer más aquí.

    Descartar aviso

Pillars of Eternity II

Tema en 'Videojuegos' iniciado por ReedSteel, 7 Junio 2018.

  1.  
    ReedSteel

    ReedSteel Pueblerino

    2%
    Hora local:
    3:25 PM
    Para algo que consiste básicamente una carta de amor a Baldur's Gate redactada en el año 2015, Pillars of Eternity, un juego totalmente financiado por la multitud, fue sorprendentemente exitoso. Por lo que, hubo gente de ambos lados que elogiaba este lanzamiento de rol inspirado en la vieja escuela pero con un toque moderno. De esta manera, toma directamente de los grandes clásicos su excelente redacción, trama, juegos de rol amigable, y un combate profundamente táctico basado en partidos.

    ¿Es perfecto? No, pero, tal y como lo fue Tyranny, en realidad se trata de un genial reflejo del nivel de profesionalismo, pasión y respeto del desarrollador hacia su propio oficio. Esta probablemente vendría siendo la razón por la cual su secuela, Pillars of Eternity II: Deadfire, alcanzó también su objetivo de Kickstarter (y algo más) en cuestión de unas cuantas horas. Afortunadamente, este no es el título original con tan solo una capa marinera de pintura sobre su superficie, sino que se trata más bien de una mejora en casi todas las formas posibles e imaginables.

    Al desplegar sus velas y llevar el viaje a un entorno bastante creativo e igualmente interesante, Este juego encuentra un terreno fértil para historias de rol llamativas y muy matizadas. Aunque, la historia principal es su mayor debilidad, pero al menos Deadfire se fortalece atrayéndote hacia la saga circundante de las islas en disputa, y los pueblos que pelean por el control de estas. De modo que, la mencionada cadena de islas no ofrece ningún tipo de escasez en fantásticas batallas tácticas, aliados fascinantes y lugares exóticos para la exploración.

    Como ya se dijo, Pillars of Eternity de 2015 es una carta de amor a la escuela de los grandes clásicos entre los juegos de rol isométricos,
    tales como Baldur's Gate, presentada en el estilo clásico de espada y brujería: una aventura oscura y estimulante con duendes, enanos, carteritas y bolas de fuego. Deadfire, por otro lado, tiene un fuerte contraste y anula la mayoría de los anteriores tropos por un estilo menos común. Al minimizar los castillos y los bosques en favor de un hermoso océano y barcos, y la estética de espada y escudo para sables y trabucos, la campaña de 40 horas de Deadfire casi parece tener lugar en un mundo completamente diferente al original. Esto a pesar del hecho de que esta nueva entrega está protagonizada por el mismo personaje Vigilante de Caed Nua, con el que originalmente jugábamos.

    Incluso existe la posibilidad de importar un archivo guardado anterior, o bien, simular uno totalmente nuevo con un cuestionario al estilo de Mass Effect basado en texto,
    el cual le brinda al jugador el historial de personajes que desea (y no necesariamente el que este se merece). De modo que, las consecuencias de ciertas decisiones importantes tomadas en el original se sienten muy agudamente en Deadfire, comenzando con la primera conversación, ya que los dioses mismos ofrecen un recuento de las acciones pasadas de tu personaje. Además, Se acabó el mundo terrenal estático y pintado de la primera entrega, siendo reemplazado en su lugar por un mapa atmosférico de mar abierto, sobre el cual navegas libremente en tu embarcación personalizable de isla en isla y en busca de la misión.

    Este mundo virtual interactivo está totalmente plagado de eventos basados en scripts y tesoros por descubrir, que al comienzo te producen interacciones de la tripulación al azar. Además, el grupo también puede ser atacado por piratas o corsarios de las facciones rivales. Aunque, si bien las batallas navales por turnos son tan básicas como para sentirse calzadas y no tan divertidas. Esas largas interrupciones hicieron que los tiempos de navegación fueran más largos de lo que nos gustaría, y las mejoras costosas, tales como las nuevas velas para nuestro barco, apenas hicieron una diferencia perceptible cuando se trataba de superar las amenazas.
     

Comparte esta página