1. Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página web no estén disponibles.

    Puedes leer más aquí.

    Descartar aviso

Ciudades Pueblo Paleta

Tema en 'Rutas' iniciado por Santygrass, 21 Abril 2019.

  1.  
    Santygrass

    Santygrass Mafioso Mafia Staff

    94%
    Hora local:
    11:19 AM
    [​IMG]

    Pueblo situado en el suroeste de la región. Puede ser pequeño pero es en donde los entrenadores suelen iniciar su aventura pokémon ya que aquí se encuentra el laboratorio del Profesor Oak .
    Aquí puede que no haya centro pokémon, pero hay una señora en la casa que se encuentra en el noreste del pueblo (La de arriba a la izquierda hue) que ofrece su casa para que los entrenadores novatos descansen con sus pokémon.



    Lugares a los que conecta:

     
    Última edición: 26 Abril 2019
    • Adorable Adorable x 3
    • Ganador Ganador x 1
    • Angry Miau Angry Miau x 1
  2.  
    Santygrass

    Santygrass Mafioso Mafia Staff

    94%
    Hora local:
    11:19 AM
    El Inicio de la Aventura

    Los rayos matutinos de sol caían sobre Pueblo Paleta, se podía escuchar el canto de algunos Pidgey. Todo indicaba que iba a ser una mañana igual de pacifica que la anterior, si no fuera por los ruidos de camión que se escuchaban a la distancia. Los habitantes del pueblo lo esperaban con ansias porque sabían que le iba a dar un poco más de vidilla al pueblo.
    Era un camión de mudanzas, pero dentro no llevaba muebles, sino que traía a los nuevos entrenadores directo desde Ciudad Carmín, donde estaba el puerto.

    El camión una vez llegó, abrió sus puertas y dejo bajar a todos los entrenadores que fueron recibidos por un par de habitantes que les dieron una cálida bienvenida. Pese a que era dificil perderse en el pueblo, les indicaron adonde quedaba el laboratorio, e incluso una señora les dijo que si estaban agotados o sus pokémon lo necesitaban podían pasar por su casa a descansar cuando quieran, pero que no se la confundan con la que esta al lado, en la parte Oeste, ya que allí se rumorea que se juntan los pelotudos del team MFL


     
    • Ganador Ganador x 2
    • Adorable Adorable x 2
    • Angry Miau Angry Miau x 1
  3.  
    Ichiinou

    Ichiinou Abuela Mafia Staff Orientadora

    22%
    Hora local:
    4:19 PM
    Midori Susumiha

    El camino hacia Pueblo Paleta había sido duro, había sido acompañada por un viejo amigo de su madre que quería visitar a alguien en un pueblo cercano, el calor, el olor a sudor de aquel hombre y el nerviosismo, la acompañaron y la agobiaron todo el camino. Pero nada había sido tan duro como convencer a su madre de que la dejase ir en busca de aventura.

    ✿ Flashback ✿​

    - ¿Como que te enteraste que un tal Oak regala pokémon a quién le ayude a su investigación? ¿No ves lo raro que suena eso? ¡Es muy peligroso Mido! No pienso dejarte ir.
    - Pero mamá, ya no tengo cinco años, no puedes estar protegiéndome continuamente -dijo haciendo un mohín.
    - ¡Además en Pueblo Paleta! ¿Tienes siquiera idea de lo lejos que queda eso? Horas en coche, hija mía. No, no y definitivamente no -la vena de la frente comenzaba a hinchársele a su madre- me arruinarás con la de dulces que tendré que comprarte para todo el trayecto. ¡Llegará mi ruína!
    - P-pero madre, puedo costearme tranquilamente el viaje, recuerda que trabajo...
    En mala hora se le ocurrió a Midori nombrar el trabajo.
    - ¡Y el trabajo! El trabajo de toda una vida en la floristería, de generaciones enteras para que tú ahora lo abandones. ¡Pero Mido! Has perdido completamente la cabeza. ¿Han intentado seducirte? ¿Qué te ofrecieron?
    - Mamá, no me ofrecieron nada, solamente me enteré por una amiga...
    - ¡¿Qué amiga?! Ya te dije que Mina era peligrosa, te lo dije mogollón de veces, que sus padres trabajan en esa casa del demonio. ¡En el casino!
    - Mamá -dijo Midori sacudiendo la cabeza-, no fue Mina y ¿qué más da quién fuese? Tomé la decisión porque quiero poder aprender más, tanto sobre plantas, como sobre pokémon. Siempre quise tener un montón de pokémon tipo planta y es el momento de hacerlo. Mamá, no quiero pasar mi vida en la tienda, quiero ver un montón de cosas, quiero vivir mi vida de forma diferente. Y espero que me apoyes, porque aunque no lo creas en este momento, yo te quiero muchísimo.
    A la madre de Midori se le llenaron los ojos de lágrimas. Se quedó en silencio un buen rato, el cual Midori respondió correspondientemente.
    - E-está bien, Beidon se va pronto a visitar a alguien cerca de Pueblo Paleta, así que podrás ir con él, solamente ten mucho cuidado. Empezaremos con los preparativos y si quieres retractarte en cualquier momento, solamente házmelo saber, te iré a buscar aunque sea al fin del mundo.
    Midori sonrió y una lágrima empezó a rodar por su rostro.


    ✿ Fin del Flashback ✿​

    Midori se emocionó un poco al recordar todo aquello. Se secó una lágrima que casi rodó por su mejilla, furtiva y empezó a caminar. Buscaba un laboratorio, así que el edificio debía ser medianamente grande. La verdad en aquel pueblo no había muchos edificios, por lo que sería fácil de encontrarlo. Y efectivamente, caminando un poco, vio un edificio con una enorme chimenea. Supuso que aquella era el laboratorio del profesor Oak. Delante del edificio la verdad parecía bastante grande, quizás era la sensación de Midori, que no había estado más nerviosa en su vida. Tratando de sosegarse, tragó saliva y entró por la puerta de aquel edificio.
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Angry Miau Angry Miau x 1
  4.  
    Mei

    Mei Juez

    59%
    Hora local:
    4:19 PM
    Yellow

    Los habitantes de Pueblo Paleta se habían volcado en la llegada del transporte que traía consigo a la nueva generación de entrenadores de Kanto. Las cálidas bienvenidas, cargadas de saludos y sonrisas, no se hicieron de esperar. Del camión salieron uno tras otro, emocionados por dirigirse a recibir su primer pokémon, y al poco tiempo la congregación se fue distanciando, habiendo terminado la novedad y frescura que rodeaba aquel simple transporte. Una anciana, sin embargo, notó algo extraño al fondo del camión, cuyas puertas aún se encontraban abiertas de par en par mientras el conductor se tomaba un descanso. Al fijarse bien, pudo notar que aquella figura no era más que un niño con un peculiar sombrero de paja sobre su cabeza, apoyado en la pared del interior, plácidamente dormido.

    Alzó una de sus cejas, profundamente sorprendida por el comportamiento de aquel extraño chico. ¿Cómo había podido quedarse dormido en un sitio tan incómodo como ese? ¿Y si acababan llevándoselo sin que se despertase a tiempo? Esta juventud de hoy en día... Dio dos toques con su bastón al camión, hasta que consiguió que el futuro entrenador se meciese ligeramente, saliendo de su sopor.

    Suspiró, exasperada.

    —Jovencito, tus compañeros ya se han adelantado. ¿Cuánto tiempo piensas seguir durmiendo ahí dentro? —inquirió, desconfiada de su aptitud.

    —¿Hm...? —murmuró, tallándose los ojos con los puños cerrados, somnoliento. Abrió los ojos poco a poco, acostumbrándose a la luz del día, y bostezó ampliamente. Acto seguido posó su mirada en la anciana, y le sonrió de oreja a oreja, moviendo su mano de un lado al otro—. Anda, hola. ¿Ya hemos llegado?

    La anciana abrió los ojos de la sorpresa, sin creer lo que veían sus ojos. Observó al niño tomar sus cosas con calma (una caña de pescar, su mochila y una especie de cuaderno de dibujo, todo atado en la mochila), negando con la cabeza en silencio. No parecía tener prisa por llegar al laboratorio, al contrario. Al bajar del camión permaneció unos instantes embelesado, observando su alrededor con notoria curiosidad en sus orbes dorados. Su acompañante decidió carraspear, captando así su atención de nuevo, y señaló con su bastón la casa del profesor Oak a lo lejos.

    —Deberías darte prisa, o te quedarás sin un inicial. Este año han venido muchos entrenadores seguidos.

    —¿Oh? —Yellow pareció tardar en reaccionar, como si aún se encontrase adormilado. Siguió la dirección de su bastón, y asintió entonces con convicción—. ¡Ah, con que allí estaba! No tenía idea de dónde era, muchas gracias, señora. ¡Bueno, me voy! —exclamó entonces, sonriendo con amabilidad mientras alzaba su brazo en señal de despedida, comenzando a caminar en la dirección acordada.

    —¡Espera, jovencito!

    Pero antes de marcharse, escuchó su voz una vez más y giró sobre sus pasos, curioso.

    —¿Cual es tu nombre?

    —¿Mi nombre? —repitió, ladeando la cabeza ante la pregunta. Se señaló el pecho con el pulgar, con un brillo determinado en sus ojos—. Soy Yellow del Bosque Verde. Recuérdelo, porque me convertiré en un gran entrenador. ¡Delo por hecho!

    Y así, echó a correr tras despedirla una vez más, cargado de simpatía. La anciana permaneció observándolo durante un tiempo, con cierta expresión nostálgica en el rostro. Como si aquel niño hubiese removido ciertos recuerdos en su memoria. Sonrió brevemente, conmovida, y agregó algo más, a pesar de que el pequeño ya no podría oírla.

    —Yellow... Buena suerte en tu viaje. Confío en ello.
     
    • Adorable Adorable x 4
    • Ganador Ganador x 1
  5.  
    Santygrass

    Santygrass Mafioso Mafia Staff

    94%
    Hora local:
    11:19 AM
    Nadeko Sengoku

    [​IMG]

    ¡Por Fin había llegado a Pueblo Paleta!
    El viaje en el camión fue algo aterrador, había mucha gente toda amontonada en un lugar tan pequeño... Nadeko Sintió como que en cualquier momento iba a explotar, pero habiendo llegado tan lejos no podía rendirse ahora. Había provechado el viaje para ir haciendo la primera entrada en su libreta, pero luego de mucho dar vueltas no supo que escribir así que decidió postergar la primera entrada para cuando tuviera a su Primer Pokémon...

    El Pueblo fue comparado a Ciudad Luminalia era muy pequeño, y se respiraba una paz que le hizo a Nadeko olvidarse de todas sus preocupaciones por unos segundos. Debía anotar la belleza de este lugar definitivamente. Además, ¡La gente era tan amable! Una señora incluso ofreció su casa para que todo el que necesite la use para descansar.
    Gracias a que era un pueblo chico se podía reconocer el laboratorio a la legua, pero aún así le dieron indicaciones de como llegar, y así antes de que pueda procesar todo lo que estaba pasando ya se encontraba en la puerta del laboratorio...

     
    • Adorable Adorable x 3
    • Angry Miau Angry Miau x 1
  6.  
    Lavender

    Lavender Pueblerino

    22%
    Hora local:
    4:19 PM
    Lav Andersen salió tambaleándose del camión que había traído a todos los entrenadores a Pueblo Paleta y se dirigió rápidamente a la parte sur del pueblo, cerca del agua.

    —Agh... c-creo que me he mareado. Como sea... ¡¿en serio nos han traído a todos en un camión?! ¿Piensan que somos ganado o qué? A-además, ¡¿cómo ha podido llegar el camión hasta aquí?! ¡En Kanto no hay carreteras! Aunque claro, yo no salgo de casa. Tal vez las hayan construido mientras yo no miraba. Mmm, es posible, sí...

    Mientras Lav pensaba en cosas que probablemente no merecían la pena analizar, vio un reflejo de una chica en el agua. Alguien del pueblo se le había acercado para hablar.

    ¡Hola! Eres uno de los entrenadores novatos, ¿verdad? ¿Te has perdido? Que sepas que ese edificio grandote de ahí es el laboratorio del profesor. Ah, y en esa casa de ahí vive una señora muy amable que probablemente te ayude con tu nueva aventura. Pero... no te confundas con la casa vecina. En esa casa vive alguien que bueno... digamos que pertenece a un grupo que no trama nada bueno. Dicen que buscan reclutas, mejor será que no te acerces... ¡Adiós!

    La chica se fue y Lav comenzó a pensar sobre qué hacer.

    ¿Grupo que no trama nada bueno, eh? Eso suena divertido. Pero... espero que no me ordenen hacer tareas difíciles, eso me daría bastante pereza, la verdad. Mmm, ¿qué hacer? ¿Me voy al laboratorio o me acerco a esa casa sospechosa y maligna?

    Mientras Lav hablaba solo como un bicho raro, vio algo. Era Nadeko, que había salido del laboratorio del profesor Oak.

    ¡Ajá! ¡Así que Nadeko ha ido al laboratorio del profesor! No hay ninguna duda, reconocería su cara de noob en cualquier parte. Está decidido, pues. Hora de hacer una visita al profesor Oak.
     
    • Divertido Divertido x 2
    • Peligroso Peligroso x 1
    • Angry Miau Angry Miau x 1
  7.  
    Lucaslakd

    Lucaslakd Investigador

    9%
    Hora local:
    11:19 AM
    STEVEN STONE
    Steven se dio cuenta un poco tarde que habían llegado, se había tirado a descansar y antes de darse cuenta se había quedado dormido. Miró alrededor y aún había personas en el camión. De entre ellas logró distinguir a una persona que le resultaba muy familiar.

    — Con el camión cerrado no lograba distinguir a nadie, pero ahora que hay luz puedo verlo, ese tipo me siguió hasta acá, menos mal que aún no me vio — Pensaba. — Debo salir de acá antes de que me vea.

    Luego de eso, salió del camión, vio al pueblio. Era un lugar pequeño, pero acojedor, había bastante cesped y tenía un río cerca para pescar. Mientras observaba los alrededores, los habitantes del lugar le dieron la bienvenida y una pequeña guía para no perderse, a pesar de que el pueblo solo este constituido de 3 casas.
    Steven se vio con la sorpresa de que en ese pequeño pueblo había una pequeña base del Team MFL. Si te pones a pensarlo, tenía sentido que hubiese una base ahí. Al ser un lugar remoto y con pocos habitantes, nadie buscaría en ese sitio, aparte ubicarse al lado del famoso profesor Oak le permitiría interceptar entrenadores novatos y reclutarlos.

    — ¿Debería ir al Team MFL para infiltrarme y así desbaratar todo desde dentro? — Pensaba Steven —. Hmmmm no, mejor no, si me meto como recluta me mantendrían vigilado y no podría moverme con libertad, aparte ese sería el camino fácil, demasiado aburrido — Se respondió en sus pensamientos.

    Steven analizó toda la situación y encontró que lo mejor era iniciar con Oak. Era lo mejor para evitar sospechas y, si algún novato entraba para aplicar al Team MFL, podría seguirle, al fin y al cabo los iniciantes deben compartir la misma ruta.

    Luego de hacer ese breve análisis, se marchó hacia el laboratorio de Oak (unos 10 pasos), donde tendría que elegir al starter para iniciar su aventura.

    @GigiBlanche @Ricardo7 @Fran @Vainilla vengan a rolear o no avanzamos más:comotepille:
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Ganador Ganador x 1
    • Pelotudo Pelotudo x 1
  8.  
    SacriDH

    SacriDH Pueblerino

    16%
    Hora local:
    11:19 AM
    Rakion Az'Turrasq
    Había viajado desde Ciudad Carmín a ese pueblucho que no tenía ni las casas terminadas de revocar. Si no fuera porque me interesaba comenzar desde el rincón más inhóspito de Kanto el viaje ni siquiera hubiera pensado subirme a ese camión lleno de gente como indocumentado. Lo bueno era que las personas parecían amigables, a pesar de que en el pésimo viaje se hubiera hablado poco y nada. Algunos ya sabían firmemente qué tipo de pokémon elegir. Otros pensaban más en qué tan difícil sería transitar en el pueblo y en las rutas hasta ciudad verde.

    Cuando llegó el momento de descender del camión aproveché el recibimiento de los lugareños para que me guiaran hasta el laboratorio del investigador. Era muy importante llegar lo antes posible, no sabía qué tantos pokémon habría y los primeros en llegar serían los que más posibilidades tendrían de elegir.

    Decidí dar una vuelta por el pueblo y, al no ver nada que impresionara a nadie, decidí ir hacia el laboratorio. Las casitas realmente eran pocas, ese pueblo no era más que un laboratorio en el medio con casitas alrededor que seguramente vivían del empleo que ese investigador generaba, ni siquiera había una tienda de artículos pokémon.

    Era hora de conseguir un pokémon y cruzar la primera ruta a una ciudad con algo más de vida.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Angry Miau Angry Miau x 1
  9.  
    GigiBlanche

    GigiBlanche Reforzador

    5%
    Hora local:
    11:19 AM
    Haruhiko Shionome

    Su coche rebasó con presteza al gran camión que seguía la misma ruta que ellos, mientras Haru observaba el paisaje por la ventanilla polarizada. Aya, a su lado, parecía mucho más emocionada con todo lo que aquel viaje implicaba. Constantemente le indicaba que prestara atención a tal o cual cosa y sus ojos chispeaban llenos de alegría. Ver a su hermana tan contenta le arrancó una pequeña sonrisa.

    —¡Ah, mira! ¡Ya llegamos!

    Haru así lo comprobó, apreciando el pequeño pueblo con mayor claridad. Su coche se detuvo a un costado del camino, y la conmoción del camión fue la distracción suficiente para que su llegada pasara bastante desapercibida. Haru bajó del auto, metió las manos en los bolsillos y le echó un vistazo a los pueblerinos; algunos lo estaban observando, pero eran pocos. Se encogió de hombros, descartando el asunto, y se volvió para recoger el equipaje que el chofer había sacado del maletero.

    —Haru, eso es mío.

    —No te preocupes, Aya. Yo lo llevo.

    Haru estaba más serio que de costumbre. Giró la cabeza hacia el pueblo, inspeccionando las pocas casas que lo conformaban. El edificio grande debía ser el laboratorio, pero no tenía forma de estar seguro. Le hizo un movimiento de cabeza a su hermana para que lo siguiera, mientras se despedía del chofer y emprendía su camino hacia los pueblerinos reunidos en la entrada. Había bastante revuelo con la llegada de tantos jovenes, pero Haru no les prestó atención.

    —¡Hola! —exclamó, con una brillante sonrisa hasta el momento inexistente en su rostro—. Disculpe, señor, ¿podría consultarle sobre las disposiciones del pueblo?

    —Oh, jovencito, ¡por supuesto! —Soltó una risotada áspera, mientras se sostenía sobre su bastón ligeramente encorvado—. Aquel es el laboratorio del profesor Oak, y por allá está la casa donde pueden hospedarse.

    Haru apretó los labios por un breve momento, luego de retomar su actitud relajada.

    —Ah, ya veo... —murmuró, con los ojos puestos sobre Pueblo Paleta—. ¿Y la casa del fondo, detrás del laboratorio? ¿Es el centro pokemon?

    —Oh, no, no —negó con ahínco—. No debería acercarse allí, jovencito. Corren muchos rumores extraños sobre esa gente, ¡y eso no puede significar nada bueno!

    Haru sonrió.

    —Tomaré su consejo, entonces. ¡Muchas gracias, señor! ¡Ya me marcho!

    Con la información obtenida, el muchacho vio a su hermana de soslayo para que comenzara a caminar a su lado. Atravesaron el pueblo sin mayores dificultades, y cuando rebasaron el laboratorio tuvieron cuidado de que nadie los estuviera observando cuando giraron a la derecha, en vez de a la izquierda. La sonrisa ya había desaparecido del rostro de Haru. Tenía algo que hacer allí, y se aseguraría de lograrlo.

    Usé brevemente a Aya con permiso de Vai uwu
     
    • Ganador Ganador x 2
    • Informativo Informativo x 1
    • Angry Miau Angry Miau x 1
  10.  
    zereffu

    zereffu Envenenador Mafia Staff

    50%
    Hora local:
    11:19 AM
    Kori Teikoku

    Unos rayos de sol empezaron a incordiar en el rostro de Kori, quien poco a poco se fue sentando en el asiento del camión, ella había viajado en la cabina, lo cual ya era demasiado para alguien de su envergadura ¿como es que podían pensar que podría viajar entre tantos plebeyos? ya es demasiado que tuviera que venir en un camión en lugar de una limusina o un helicóptero al menos.

    Kori salio del camión sin decir nada, solamente dando un pequeño bostezo y tallándose sus ojos por el sueño, el viaje desde Johto había sido muy cansino, ella no acostumbraba a hacer viajes tan largos y en un lugar tan incomodo.

    - Por Arceus, que calor que hace, es como si una manada de Slugmas se hubiera reunido - murmuraba Kori mientras se abanicaba con un folleto de la liga pokémon de Kanto, para luego cruzarse de brazos como si esperara que alguien le llevara hasta el laboratorio del roble ese.

    Mientras Kori esperaba veía como la gente se iba a una casa antigua que parecía poder caerse a pedazos en cualquier momento, algo asqueroso, pero al parecer Kori tendría que valerse por si misma y por primera vez en su vida tomar esa cosa asquerosa que llamaban picaporte para poder entrar a ese lugar, junto fuerzas, giro el dorado orbe y abrió la puerta para al fin cruzar el umbral hacia el laboratorio de Oak.​
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Angry Miau Angry Miau x 1
  11.  
    Santygrass

    Santygrass Mafioso Mafia Staff

    94%
    Hora local:
    11:19 AM
    Nadeko Sengoku

    Cuando salió del Laboratorio,Nadeko iba a sacar al Bulbasaur de su pokeball, pero sintió que alguien la miraba de forma fija en la distancia, un escalofrio recorrio su espalda asi que apuró un poco el paso hasta donde terminaba el pueblo y empezaba ma Ruta 1. Allí no había nadie asi que aprovecho y finalmente hizo que Bulbasaur saliera.
    Al salir a Nadeko se le iluminó el rostro, finalmente podía ver a su compañero y este parecía muy feliz de poder salir y tomar algo de aire fresco.
    Nadeko le propuso que vaya afuera de la pokeball si lo deseaba, lo que el Bulbasaur aceptó encantado. Luego se detuvo a pensar, Bulbasaur había sido escogido por más gente además de ella, asi que necesitaba algo para hacerle único... un mote.

    Nadeko se puso de cuclillas y miró fijamente a su compañero mientras este la miraba de vuelta con una mirada un poco más extrañada,de curiosidad. Después de pensarselo un rato le dijo
    - ¿Qué te parece si de ahora en más te llamo Venus? Leí en un libro que es el nombre de una Diosa según una Religión Antigüa. La diosa del Amor, se que puede ser un poco pronto pero presiento que nadie sera capaz de no amarte. ¿Qué dices?-

    El pokémon no termino de entender del todo a que se refería, pero le gustó el nombre y sentía que le había puesto mucha dedicación al mismo asi que aceptó encantado, y se acerco a Nadeko para que le acaricie para mostrar que estaba de acuerdo.

    Finalmente,Nadeko y Venus dejaron el Pueblo e iniciaron su aventura juntos, hacia la ruta 1.​
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Angry Miau Angry Miau x 1
  12.  
    Vainilla

    Vainilla Rastreador La adorable del foro

    21%
    Hora local:
    4:19 PM
    Ayako Shionome~

    Me mantenía pegada a la ventanilla, observando con los ojos bien abiertos el exterior, los lugares desconocidos por los que pasábamos. No quería perderme detalle alguno del viaje. ¡Era realmente emocionante marcharme al fin de aquella ciudad! Ni siquiera podía salir a gusto por los alrededores de la mansión, siempre tenía que hacer algo todos los días o me regañaban.

    Tenía que disfrutar a tope de esta aventura, de la oportunidad de vivir y hacer de todo tipo de cosas. Hacerlo junto a Haru... ¡Eso sí era genial! Lo miraba de vez en cuando, sonriéndole como una niña que veía ese juguete que tanto deseó durante tanto tiempo. Porque sí, mi deseo se hizo realidad, y no era un juguete, pero sí era algo que me hacía feliz y me hacía empezar a sentir muchas cosas distintas. Pero sobre todo, me relajaba, me emocionaba y me llenaba de energía.

    —¡Ah, mira! ¡Ya llegamos!

    Cuando nos bajamos del coche di una gran vuelta sobre mí misma observando todo lo que podía del bonito y pequeño pueblo al que llegamos, inspirando con profundidad el aire puro que había en el lugar. Se sentía acogedor, lleno de árboles, rodeado de naturaleza y tranquilidad, y el no sentirme abrumada me aliviaba muchísimo al residir en este lugar tan poca gente. ¡Y todos se veían amables!

    —Haru, eso es mío— le señalé con mi dedo, mordiéndome levemente el labio, el equipaje que había cargado. Su tono tan serio me dejó anonada por un momento, y apreté con suavidad el pequeño bolso que llevaba conmigo, siguiéndole el paso poco después tras soltar un suspiro—. Va-vale.

    Observé a Haru de soslayo, con el ceño fruncido y los labios apretados, y volví a dirigir mi mirada al suelo, preocupada. Sí, ahora estaba fuera, viendo mundo como yo quería, viviendo mi deseo de salir de aquellas paredes que me encerraban en un ciclo constante de entrenamiento y órdenes sin poderme negar. Y en ese deseo se encontraba Haru, acompañándome con su presencia y su brillante personalidad de siempre. Pero la realidad era algo distinta a lo que yo había soñado.

    Caminaba en silencio detrás de mi hermano, yendo en la dirección que las amables personas de aquel pueblo nos dieron para llegar al laboratorio del profesor Oak, lugar al que supuestamente nos dirigíamos. Mas sabía que nuestro destino no era realmente aquel, y lo confirmé cuando Haru dobló hacia la derecha, yendo en la dirección que los habitantes nos recomendaron no ir por los malos rumores. Rumores que sabíamos eran reales, ¿verdad?

    Tuve que parar un momento de caminar, respirando con dificultad, nerviosa ante el lugar al que nos dirigíamos. ¿Era… era realmente necesario? ¿Por qué teníamos que relacionarnos con esa gentuza? ¿No era nuestra misión el acabar con ellos? No… Realmente me costaba todavía poder procesarlo todo, mi mente tan solo se quedaba en blanco cuando recordaba qué era lo que Haru y yo íbamos a hacer.

    Contrario a los deseos de nuestros padres, y a los míos también, nos íbamos a unir al Team MFL. Nos juntaríamos con el tipo de personas que más detestaba en este mundo. Aquellos que solo buscaban el lastimar a los demás, que maltrataban a los pokémon… unos seres insensibles y egoístas.

    Hice contacto con los profundos ojos azules de mi hermano, que me observaba con curiosidad unos pasos más adelante de mí. Un sentimiento de seguridad y tranquilidad me recorrieron por completo, y lo alcancé para tomar su mano entre las mías. Estaba dispuesta a hacerlo por él. Por recuperar los pokémon tan importantes que fueron robados. Él estaba seguro de ello, y yo, por supuesto, también iba a estarlo. ¡Tenía que acompañarlo en las buenas y en las malas, después de todo!

    —Venga, Haru, ¡demonos prisa! ¡Todo saldrá bien, lo podremos hacer bien juntos!
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    Ricardo7

    Ricardo7 Bloqueador

    82%
    Hora local:
    11:19 AM
    Nota mental: bañarse dos veces despues de estos post, me siento re autista roleando(?

    Bruce Wayne

    Renunciando a su vida de lujo, y su doble vida como justiciero, Bruce se sube a ese camion todo oscuro en su viaje a Kanto.
    Sintio muchas voces dentro, sabia que habia varios otros entrenadores haciendo su viaje, y entre todas esas voces escucho una conocida.

    Bruce confirmó que dentro estaba su sobrino, al cual vio en Santiago del Estero por ultima vez hace dos largos años.
    El viaje fue largo y tortuoso para muchos, no para Bruce, la oscuridad del lugar le acomodaba, le recordaba a su baticueva.

    Bruce esperó a que todos salieran, queria ser el ultimo en salir a conocer el pueblo. Espero en las sombras hasta que el ultimo pasajero bajase... y ese era el, Steven, su sobrino, quien al bajarse temeroso, miro a las sombras por ultima vez, como sintiendo que alguien le observaba.

    -Nos veremos pronto, sobrino- se dijo para el mismo. Y bajo a paso firme a echar su primer vistazo al pueblo...

    Vio como todos iban al laborario de Oak, el profesor del pueblo. Bruce escondido detras de los arboles, les observaba con desprecio. El era demasiado bueno para ess tonterias.
    Por un momento Bruce sintio nostalgia -¿Será aun muy tarde para volver a Gotham?- se preguntó. Aquel pensamiento no duro mas de un minuto, pues al ver a los zubats acechandolo debajo de los arboles no sintio temor, se sintió como en casa.
    Con total desicion, Bruce se decidio a empezar su aventura en Kanto, y fue con paso firme a la casa de Ichiinou...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Divertido Divertido x 1
    • Ganador Ganador x 1
  14.  
    zereffu

    zereffu Envenenador Mafia Staff

    50%
    Hora local:
    11:19 AM
    Kori Teikoku

    La joven Caobaniense tenia su orgullo manchado, esa mujer de cabellos rojos realmente le había humillado a ella, ¿puede alguien creerlo? una plebeya humillando a una princesa, Kori chillo mientras daba una patada a una piedra, no le perdonara jamas lo ocurrido.

    - Al menos me hice con un buen pokémon - Kori intento hacer que Elekid saliera de la pokeball sin éxito, la pobre era muy hábil para hacer que entren a las pokeball pero de ahí a hacer que salgan no había caso, tras un rato luchando contra la pokeball, decidió apoyarla en el piso, pisarla para luego hincarse y golpearla con una piedra hasta que la pokeball cedió y dejo salir al Elekid.

    Kori sonrió con satisfacción pero luego se percato de algo, había perdido su monedero, ¿Ichiinou se cobro los 1500?.

    - Tsk - Chasqueo la lengua y se fue hacia la ruta 1 con una expresión de odio en su rostro, su Elekid no sabia muy bien como reaccionar ante su entrenadora así que solo se limito a seguirla.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Divertido Divertido x 1
  15.  
    GigiBlanche

    GigiBlanche Reforzador

    5%
    Hora local:
    11:19 AM
    Haruhiko Shionome

    Haru salió de la casa de Ichiinou junto a Aya, apresurando el paso hasta que doblaran hacia la izquierda y ya nadie pudiera vincularlos con el Team MFL. Una vez tranquilos, metió la mano en el bolsillo de su campera y sacó la pokeball. Luego de observarla un par de segundos, hizo que Magby saliera sin más y retomó su camino. Le echó un vistazo al pequeño pokemon a su lado, cómo movía sus patitas rápidamente para seguirle el ritmo, y pensó que lucía adorable. Tenía toda la pinta de ser la clase de pokemon que a su hermana le encantaban.

    —Muy bien, Aya. ¿Te parece que ya tomemos la Ruta 1? —le preguntó a la chica, deteniéndose para hablar.

    Luego de por fin haber conseguido un pokemon, se lo veía un poco más relajado. Al menos, su expresión se había suavizado y sus ojos ya no desprendían aquella frialdad helada del comienzo. Además, no quería preocupar en exceso a Aya; sabía que era muy perceptiva, y que si no le preguntaba nada era por el mero hecho de respetar su espacio. Haru lo comprendía y lo valoraba. Relajar un poco el cuerpo y alivianar su comportamiento era su forma de agradecerle. Después de todo, eran hermanos mellizos y compartían una conexión difícil de poner en palabras.

    Por ello, Haru también poseía una agudeza notable a la hora de percibir a Aya. Aunque, siendo justos, no era necesaria ninguna conexión de mellizos para notar el cambio brusco en la conducta de Aya al dirigirse a Ichiinou. No le gustaba su decisión, no quería que su hermana dejara de ser lo que era para encajar o ponerse a tono con la gente que tratarían a partir de ahora. Ese tendría que haber sido su problema, no el de Aya; pero los acontecimientos habían tomado un giro inesperado, y ahora no sólo era él en aquella historia.

    Aya había decidido acompañarlo en su viaje, y a cambio, él había decidido protegerla a toda costa. No sólo su vida o sus pokemon, sino todo lo que ella era. Por ello le disgustaba la sensación de que su hermana se forzara a cambiar. No quería, no debía suceder.

    De todos modos, decidió dejar el asunto suspendido por el momento. Tenían preocupaciones más grandes de las cuales encargarse y poco tiempo que perder. Le echó un vistazo al pueblo en general; los pueblerinos ya se habían diseminado, y reconocía a jovenes entrenadores aquí y allá con sus adquisiciones recientes. Bajó su cabeza hacia Magby, quien se había detenido a su lado y le devolvió la mirada, curioso. ¿Debería ponerle un nombre? Bueno, aunque no lo hiciera, Aya eventualmente le asignaría uno de forma espontánea. Así había sido con sus pokemon anteriores, incluso contra su voluntad. Gracias a ello, Haru había terminado encariñándose con quienes no debía, y eso había hecho todo más doloroso.

    Frunció el ceño y se agachó junto a su nuevo compañero, quien no le quitaba los ojos de encima, y suspiró, dándose por vencido.

    —Oye —la llamó a su hermana, viéndola desde abajo—, ¿cómo deberíamos llamarlo?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Ganador Ganador x 1
    • Adorable Adorable x 1

Comparte esta página