1. Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página web no estén disponibles.

    Puedes leer más aquí.

    Descartar aviso

[Warhammer Fantasy]El legado de los Ancestros

Tema en 'Mes del Rol' iniciado por MaxPower^, 2 Julio 2017.

  1.  
    MaxPower^

    MaxPower^ Bloqueador

    6%
    Hora local:
    2:40 AM
    Este tema es la continuación a la partida de la misma temática: La maldición del pasado

    sfa.jpg

    El campamento seguía su rutina, ajeno a lo que ocurría de sus murallas para fuera. Mirei despertó dos días después de vuestra llegada, muy agotada. Wilfreda había estado a su lado, humedeciendole la boca varias veces al día para evitar que el calor de las horas de mediodía la deshidrataran. La muchacha de cabello pajizo lloró al recibir la notícia de que su hermano estaba vivo en alguna parte de la jungla hasta volver a caer rendida sobre la cama. En cuanto recuperó las fuerzas necesarias para levantarse de la cama no había día que no saliera en su busqueda, desde el alba hasta el anochecer. Por la noche se culpaba de no haber sido mas fuerte para verle en persona y haberse ido con él. Todos trataban de convencerla que no era culpa suya, pero parecía no escucharles. Con los días dejó de prestarles atención, y todos tuvieron que buscarse alguna tarea con la que matar el tiempo.

    Oswald y Soren hicieron buenas migas con los cazadores gracias a sus habilidades. Su popularidad aumentó en el campamento y rápidamente se convirtieron en el centro de atención al llegar al comedor, donde eran elogiados y saludados por todos los habitantes.
    Stan por su parte se dedicaba a trabajar el huerto por las mañanas. Sus grandes manos eran ideales para arrancar las verduras. Por las tardes se reunía en el comedor junto a otros habitantes a jugar a las cartas. Alguna que otra vez se le había visto en compañia de una mujer, pero él siempre lo negaba.
    Wilfreda seguía interesada por el oscuro mineral, por lo que acudía todos los días a la herrería a ver si habían descubierto algo nuevo. Los enanos no tardaron en cansarse de su insistente presencia. De quien no se cansaron fue de Galdor, a quien recibieron muy bien para planear nuevas construcciones, así como reforzar viejas estructuras. El enano aceptó trabajar con ellos ya que echaba en falta la añoranza de su raza, aún en una gran civilización, era raro ver enanos fuera de sus territorios y él llevaba mucho tiempo fuera de su hogar. Wil encontró en el enano una fuente de información sin molestar en la herrería, y dedicó sus horas libres en trabajar la piel unas horas y las otras en leer las notas que habían dejado otros habitantes sobre el lugar.

    Y así pasaron los días, y las semanas...
    Era una tarde muy calurosa. Llevaba lloviendo toda la mañana y la humedad no hacía mas que aumentar el sofoco. A través de las ventanas solo podía verse una cortina de agua, y el cielo enmascarado con nubes negras no hacía inciso a clarear en las próximas horas. A pesar de que Erdrick dijo que se pondría en contacto con vosotros, no había dado señales de vida hasta la fecha y eso enfurecía a Mirei. ¿Porqué ella tenía tantas ganas de verle y él en cambio no la había buscado en tanto tiempo? El sonido de un trueno largo y grave sacudió el campamento. La mayoría de la gente se encontraba en el comedor comunal. Era lo mas parecido a una taberna que había y aunque no se servía comida ni bebida fuera del horario de comidas, el gran espacio y la cantidad de sillas y mesas hacía de él un lugar de reunión para charlar o jugar en días como esos. Otro trueno siguió al primero, mas cercano que el anterior, igual de largo y grave. Igual de largo y grave... Aquello no era el sonido de un trueno, sino mas bien el de un cuerno.

    [Cada jugador puede escoger donde se encuentra. Pueden estar en el cobertizo donde viven, en el comedor, en otro cobertizo (los talleres como el almacén de peletería, la herrería... están cerrados). También pueden decidir si hacen caso al sonido o siguen con lo suyo]
    @Ayeah @Beholster @rapuma @Slam @Sturmovik
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Cerveza Cerveza x 1
  2.  
    Slam

    Slam Vigilante

    90%
    Hora local:
    9:40 PM
    Soren

    Después del suceso en el templo, Mirei mejoró, pero no volvieron a tener noticias de su hermano. La rutina del campamento siguió con normalidad y Soren colablraba con las tareas de caza donde fue cobrando algo de popularidad por lo bien que se le daba, sin embargo, jamás olvidó el objetivo principal y siguió esperando la llegada de Erdrick.

    Una tarde de lluvia en la que no esperaba que pasara nada muy interesante, justamente por el clima que no permitía mucha actividad, se encontraba en su cobertizo mirando la lluvia caer por la ventana mientras jugueteaba con una de sus dagas pasándola de una mano a otra. Estaba pensando en lo aburrido que era un día así, y ya que había tiempo de sobra para pensar, volvió a recordar todo el asunto de Erdrick y Mirei. Se preguntó en que momento daría este hombre alguna señal de las que había prometido, cuando el sonido de un trueno largo y grave hizo vibrar el cobertizo. Por simple instinto, salió afuera y miró hacia arriba, de todos modos el camuflaje del campamento ocultaba bastante bien el cielo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Ayeah

    Ayeah Pirómano Mafia Staff Rol Master

    84%
    Hora local:
    2:40 AM
    Wil.

    Se encontraba en su habitación a la espera de la llegada de Galdor. Últimamente volvía más tarde de la forja y cada vez obtenía menos información del enano ya que poco se sabía de la obsinita en aquel lugar.
    Había investigado todo cuanto pudo sobre el quebradizo y fuerte material pero sus resultados no eran demasiado satisfactorios y empezaba a pensar que tendría que acudir a los lagartos para saciar su curiosidad.
    La historia de Erdrick daba vueltas una y otra vez en su cabeza y el peso del medallón aumentaba día a día. Cada vez lo sacaba menos y sentía cierto recelo de cualquier desconocido que hiciera mención a nada que pudiera relacionar remotamente con él... La calma del paso del tiempo comenzaba a desquiciarla pues, desde que Mirei había sanado, se sentía completamente inútil.

    Emitió un largo suspiro que quedó ahogado por el sonido de un trueno rompiendo la calma. Tras pocos segundos, un segundo trueno se hizo oir.
    No estaban precedidos de la luz de los rayos, por lo que Wil se removió inquieta y salió al exterior para comprobarlo con sus propios ojos.

    Soren (@Slam) se encontraba allí escudriñando el cielo y la joven sonrió, pues al parecer habían tenido la misma idea.

    El ruido se repitió, esta vez más cercano y grave. No, aquello no eran truenos.

    - Es... ¿un cuerno? - susurró, sintiendo la adrenalina correr nuevamente por sus venas.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    Sturmovik

    Sturmovik Mafioso

    51%
    Hora local:
    9:40 PM
    El tiempo había transcurrido con bastante normalidad luego de la ida al templo. Galdor había encontrado en sus compañeros enanos una fuente inagotable de buen tiempo y buenos recuerdos. Siempre era bueno encontrarse con un hermano de raza, y compartir las costumbres lejos del hogar. El enano también pasaba considerable tiempo junto a la sanadora, ya que le gustaba preguntar por cosas sobre los enanos de la herrería. A Galdor le entretenían esas conversaciones, por lo que gustoso ayudó a la joven con sus dudas.

    Tras varios días, y en una tarde lluviosa, Galdor se encontraba en el gran comedor. Sabía que no encontraría cerveza ahí, pero con el clima de aquel día no perdió la esperanza de poder conseguir un poco. Quizás e incluso sus compañeros enanos podrían ayudarle con ello. El comedor estaba lleno, la lluvia hacía que las personas del campamento buscaran refugio. La búsqueda de cerveza se vio brevemente interrumpida por el largo sonido de un trueno. Galdor alzó su cabeza, pero ni bien unos segundos habían transcurrido, siguió caminando en busqueda de su bebida. Ya para el segundo trueno el enano encontró algo extraño en él, más no sabía el qué. Se abrió paso entre la gente, y salió para escuchar mejor un próximo 'trueno' -Si ya sonó dos veces, puede que haya otro- pensaba mientras daba unos pocos pasos fuera del comedor, mirando al cielo entre las ramas en búsqueda de alguna respuesta a su inquietud.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    MaxPower^

    MaxPower^ Bloqueador

    6%
    Hora local:
    2:40 AM
    Galdor, Wil y Soren:

    Salieron al exterior para averiguar de donde provenía el sonido. Las gotas hacían daño al caer sobre la piel, allí todo era hostil, incluso la lluvia.
    Las puertas de la entrada se abrieron de par en par y comenzó a entrar un séquito de personas. No tenían muy buen aspecto y les costaba esfuerzo avanzar. La última linea transportaba camillas improvisadas con ramas de palmera, y sobre ellas habían heridos de diversa índole y gravedad. Algunos incluso habían perdido extremidades.
    Un hombre calvo se abría paso a gritos entre la multitud de recién llegados, empujando a los maltrechos recíen llegados.
    - Atended a estas personas, y buscadme un alojamiento rápido.
    Esos modales, esa forma de gritar... era Cormac. ¿Por qué había venido con tantos heridos, y precisamente a este campamento?
     
  6.  
    Ayeah

    Ayeah Pirómano Mafia Staff Rol Master

    84%
    Hora local:
    2:40 AM
    Wil.

    Las puertas se abrieron dejando pasar un pequeño ejército de malheridos hombres y mujeres.
    Los ojos de la senadora volaron directamente hasta la retaguardia, donde se agrupaban los integrantes de peor aspecto amontonados sobre unas improvisadas camillas.

    Escuchó la voz de Cormac pero su genuína preocupación era ahora la sensación dominante en la joven, eclipsado la repulsa que sentía hacia el líder del grupo.

    Si pensárselo dos veces se abrió paso hasta los heridos, ignorando por completo las exigencias de Cormac, y casi abalanzandose sobre el primero que encontró a su paso.

    - ¿Qué ha ocurrido? - Inquirió mientras revisaba sus heridas.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    MaxPower^

    MaxPower^ Bloqueador

    6%
    Hora local:
    2:40 AM
    - Surgieron de la nada!!! Los ojos de un hombre de mediana edad miraban fijamente a la sanadora. Sus pupilas temblaban mientras miraba en todas direcciones. - Montones, montones de esas cosas. Todavía puedo notar el fétido olor que desprendían. Ratas del tamaño de jovenzuelos. Inmumerables. Nos asaltaron en cuanto pusimos un pie en la playa y nos dispersamos en la jungla.
    El hombre había tomado a la muchacha por los hombros, agitándola estoicamente mientras balbuceaba. Otro hombre llegó por detrás y trató de calmarlo. Ambos se fueron con la cabeza baja.
    No tardaron en buscar refugio en el comedor a los recién llegados. Allí improvisaron una enfermería y dispusieron camas en el suelo. El campamento se había quedado pequeño para tal afluencia de gente. Está claro que era una nueva partida de mano de obra, como os consideraba Cormac para "su empresa" y debían ser repartidos entre los otros.
    Mirei también estaba bajo la lluvia, sin mirar a los recién llegados. Su mirada solo seguía la espalda de Cormac, viendo como se perdía entre el tumulto de gente.
     
  8.  
    Beholster

    Beholster Rastreador

    12%
    Hora local:
    9:40 PM
    Escuché la conversación.

    Así que ratas del tamaño de niños. ¿Qué sigue?¿No muertos con cubetas en la cabeza?¿Monstruos come árboles? En fin, creo que toca hacer algo. ¿Pero qué exactamente? Conociendo a esa mujer, seguro estará cuidando a los heridos, eso yo no puedo hacerlo. Por otro lado, si es verdad lo de esta gente, entonces Cormac debe estar cerca. Aunque seguro tenga una especie de guardia personal, además de estas supuestas ratas. Supongo que lo mejor será hacer buenas migas con el para que se fíe de mi. De tan solo pensar en la idea me da nausea, la gente como el me repugna en un nivel insuperable... Más bien, sólo superado por mi ex-suegra.

    En fin, busco mis cosas y me pongo camino a la playa.
     
  9.  
    Sturmovik

    Sturmovik Mafioso

    51%
    Hora local:
    9:40 PM
    Una vez fuera, Galdor miró sorprendido por la cantidad y el estado de personas que entraron. El enano pudo ver a Wil apresurarse en la ayuda de los heridos, así como también pudo divisar a Comrmac a lo lejos. Decidió acercarse a él, si tenía suerte podría intercambiar algunas palabras, tenía toda la intención de conseguir información sobre lo ocurrido, el arma de los lagartos, o sus verdaderas intenciones. Pensaba era una posibilidad muy remota, pero no perdía nada con intentarlo. En el camino sobreescuchó parte del balbuceo de los heridos -Ratas? Enormes? Serán de las que habló el hermano de Mirei?- El pensamiento de tales roedores le hizo perder la pista de Cormac. Miró hacia todos lados, y escuchó atentamente. -Si ese tipo grita como suele hacer, le escucharé- balbuceó muy bajo, tratando de encontrar hacia dónde se había ido el tipo.
     
  10.  
    Ayeah

    Ayeah Pirómano Mafia Staff Rol Master

    84%
    Hora local:
    2:40 AM
    Wil.
    La reacción del anciano la tomó por sorpresa pero eso no impidió que la sanadora relacionara los hechos con la información de Erdrick.
    Frunció el ceño y mordisqueó su labio inferior con preocupación mientras contemplaba cómo los heridos eran llevados y acomodados en el comedor.
    Buscó a Mirei con la mirada y la encontró en tensión, con los ojos fijos en Cormac.
    Forzó una sonrisa y dejó caer su mano sobre el brazo de la chica para hacerse notar, suavizando al máximo su expresión.
    - Tenemos que hacer algo.- Susurró, para después relatar a la rubia todo cuanto Erdrick había compartido a cerca de los roedores y el medallón. - Hemos de buscar em modo de ponernos en contacto con tu hermano.
     
  11.  
    Slam

    Slam Vigilante

    90%
    Hora local:
    9:40 PM
    Soren

    Volteó al escucha que alguien más salía, el sonido también había atraído la atención de la sanadora. De pronto, las puertas principales se abrieron y el chico pudo ver como combatientes derrotados irrumpían encabezados por nada menos que Cormac.

    Se suponía que debía esperar alguna señal de Erdrick, pero su esperanza había ido menguando con el paso de los días, no podía quedarse de brazos cruzados.
    Al menos debía ganar algo de tiempo averiguando lo que pudiera acerca del arma, Cormac estaba ahí, de alguna manera tenía que aprovecharse esta situación.

    El tumulto de gente se organizó en el comedor y el sujeto se empezó a perder entre la multitud, Soren entonces decidió intentar seguirlo y ver a donde se dirigía.
     
  12.  
    MaxPower^

    MaxPower^ Bloqueador

    6%
    Hora local:
    2:40 AM
    Soren:
    Te alejas del tumulto de gente, con una única persona en tu punto de mira. Cormac avanzó por el camino en dirección a los almacenes (4). El hombre metió la mano en su justillo de cuero y sacó una gran llave de hierro para abrir la puerta de un cobertizo bastante pequeño comparado con los de alrededor, pero lo bastante grande como para servir de buen refugio a un grupo. Tras él pasaron tres hombres y una mujer. La puerta se cerró con un fuerte golpe, salpicando numerosas gotas de la empapada madera. Uno de los hombres se quedó observando a través de una pequeña ventana de piedra al lado de la puerta.

    Oswald:
    Aprovechas la confusión del momento para dirigirte hacia la puerta del campamento. Los últimos refugiados habían ya entrado y seguramente no tardarían en volver a cerrarlas.
    Allí fuera la lluvia no era tan persistente. El grueso follaje bloqueaba gran parte del agua, canalizandola en grandes chorros que caían cerca de los árboles mas altos. ¿Pero donde estaba la playa?

    Galdor y Wil:
    La conclusión mas fácil era que esas criaturas coincidían con la descripción de Erdrick. Galdor esperó que Cormac le obsequiara con otro soliloquio pero este pasó de largo, dejando allí a todos los supervivientes.
    Mirei dió un respingo en cuanto Wil la tocó. Fué como si no se encontrara en este mundo y en ese momento volvió a la realidad.
    - Si pudiera lo mataba ahora mismo; susurro la muchacha, volviendo a centrar su mirada en el camino, ahora vacio, por el que se había marchado el hombre calvo.

    No tardaron en echar a todos del comedor. Los recien llegados necesitaban atenciones y reposo, por lo que un lugar atiborrado de gente no era lo mas necesario en aquel momento. Empapados por la lluvia allí se encontraban los tres, Galdor, Wil y Mirei. Tal vez era hora de regresar a casa. No había rastro de Soren, tampoco de Oswald. Stan ni siquiera había aparecido por allí.

     
    • Me gusta Me gusta x 2
  13.  
    Beholster

    Beholster Rastreador

    12%
    Hora local:
    9:40 PM
    Maldición! No tengo ni idea de cómo llegar a la playa. Será mejor que me reúna con los demás a ver si hay algo interesante que hacer.
     
    • Divertido Divertido x 1
  14.  
    Slam

    Slam Vigilante

    90%
    Hora local:
    9:40 PM
    Soren

    Siguió a Cormac sin ser descubierto, o eso quería creer, en el barco ya lo había sorprendido husmeando así que no podía confiarse.

    Su objetivo ingresó en un pequeño cobertizo de los almacenes. Soren se ocultó lo mejor que pudo, haciendo uso de lo que lo rodeaba, y al rato entraron tres hombres más y una mujer a los que el explorador observó con atención desde las sombras para obtener algunos detalles de ellos.

    Todavía podía irse aprovechando que no lo habían visto o quedarse para ver si averiguaba algo más interesante. Decidió permanecer un poco más ahí, encapuchado e inmóvil, esperando que los dioses estuvieran de su lado esta vez y no lo descubrieran mientras su silencio era acompañado por el sonido de la insesante lluvia.
     
  15.  
    Sturmovik

    Sturmovik Mafioso

    51%
    Hora local:
    9:40 PM
    Galdor se quedó esperando, pero no volvió a escuchar a Cormac. El tiempo se le hizo casi eterno, la lluvia corría por sus cabellos y llegaba al suelo luego de pasar por la barba. El enano había decidido dejar de esperar por aquel chillido que le diera nuevamente un indicio de dónde estuviera a quien buscaba. Luego de unos minutos, decidió volver a donde se estaba quedando, no quería seguir bajo la lluvia sin, aparentemente, ninguna posibilidad de lograr su cometido.
     

Comparte esta página