1. Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página web no estén disponibles.

    Puedes leer más aquí.

    Descartar aviso

[Warhammer Fantasy]La maldición del pasado

Tema en 'Mes del Rol' iniciado por MaxPower^, 19 Marzo 2017 a las 8:47 PM.

  1.  
    MaxPower^

    MaxPower^ Médico

    61%
    Hora local:
    1:12 PM
    imagen-portada.jpg

    Apenas se podía ver nada en la oscuridad de la cubierta. El barco se tambaleaba bajo sus pies con un acompasado balanceo. El viento arrastraba gotas de agua salada, y de vez en cuando restallaban algunos relámpagos lejanos en el horizonte. La tormenta no tardaría mucho en alcanzarlos.

    Ya hacía tres semanas que partieron de Remas, una ciudad costera del reino de Tilea.
    Tal como dijo, aquél hombre calvo volvió un mes después de anunciar la promesa de oro por todas las principales ciudades Tileanas. Estaba sobre una enorme caja de madera en el muelle, y tras él se encontraba un destartalado navío, de grueso casco y velas remendadas. Ninguna vela era del mismo color. Estaban notablemente desgastadas y cosidas con muchos trozos de materiales diferentes. El casco estaba reforzado en muchos puntos con gruesos tablones de madera, mientras que el mascarón de proa, antaño la figura de una bella dama, no era más que un muñón de madera del que solo quedaba la forma de las extremidades inferiores.

    No inspiraba mucha confianza, pero la necesidad de oro en el bolsillo era apremiante para todos los que allí se habían reunido.

    - Muy bien valientes aventureros; comenzó a decir el hombre sobre la caja. – Mi nombre es Cormac y dirigiré la expedición. Me gustaría ser lo más breve posible, así que me saltaré las formalidades.

    - El viaje durará alrededor de un mes, partimos a un continente desconocido, recién descubierto y del que sabemos muy poco, sin embargo lo que sí puedo garantizaros, es que es una tierra repleta de oro y riquezas. Cormac levantó un colgante en forma de placas rectangulares, cuyas piezas arrancaban destellos de sol cegador.
    - Durante el viaje se les servirá comida tres veces al día, y podrán acceder a cualquier parte del barco, excepto a la bodega de carga inferior que está prohibido bajar. Hay material suelto y con el balanceo del barco no queremos que se hagan daño antes de llegar a destino.

    Con un grito al unísono subieron todos a bordo de aquella nave flotante, en una soleada mañana de domingo.

    Aquella noche no era especialmente buena, a medida que dejaban atrás el mar de Tilea y entraban en el Gran Océano Occidental, las aguas enbravecían. Rodearon la costa de Arabia, el gigantesco continente central y siguieron rumbo sur durante muchos días y noches.
    Las gotas ya no solamente las transportaba el viento, ahora caían incesantes del cielo, y se había dado la orden de recoger el velamen entre todos los miembros del navío. Un destello iluminó el cielo, y un fuerte crujido resonó, junto al sonido de un trueno. La cofia del vigía había sido alcanzada, seguramente atraído por los instrumentos metálicos del hombre allí arriba, del que no había restos, al igual que la punta del mástil. Éste se estaba comenzando a partir por la mitad, y una grieta enorme atravesaba el palo de arriba hasta casi la mitad.

    - Reforzad ese mástil; gritaba Cormac desde el castillo de popa. El hombre bajó las escaleras hasta la cubierta con unas sogas muy gruesas. - Vosotros, ¡¡ayudadme!!
    Mientras rodeaban el mástil con las sogas para que no se abriera por la mitad, un hombre llegó jadeando al lado de Cormac. Tenía una herida sangrante en el pecho y apenas podía sostenerse erguido.
    - Señor, ha...ha... ¡ha escapado!
    - Cállate, ahora ve a que te miren eso
    . Cormac miró a los lados, parecía que nadie había visto la herida del hombre ni escuchado lo que dijo. - Maldición, precisamente ahora...

    Pero alguien mas había visto toda la escena.
    @Ayeah @Beholster @Slam @Sturmovik
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Slam

    Slam Bufón

    28%
    Hora local:
    9:12 AM
    Soren

    Precisaba el oro tanto como explorar y vivir nuevas aventuras, había transcurrido su vida sin mayores sobresaltos ni tragedias, ya le estaba haciendo falta un poco de sufrimiento para sentirse más vivo. Desde que aquel hombre se había acercado a su pueblo con la promesa del viaje hacia una tierra desconocida, Soren había esperado con muchas expectativas al respecto.

    Llegado el momento, la partida sería desde la ciudad de Remas y un barco bastante deteriorado su transporte hacia el nuevo mundo. El chico se encogió de hombros y suspiró con una leve sonrisa como si no le quedara otra y avanzó, si quería conocer ese nuevo continente debía correr algunos riesgos, y el primero sería poner un pie en esa embarcación.

    El viaje fue tranquilo en principio, lo que comenzó a aburrir un poco a Soren, además esto lo hacía pensar en la bodega que tenían prohibido visitar. Quizás allí había algo emocionante, no le parecía argumento suficiente que se pudieran lastimar con los objetos sueltos, si temían por su seguridad no los habrían subido a ese barco destartalado en un principio. Se había dispuesto a husmear ahí a costa de la reprimenda que pudiera llevarse, pero tan inmerso estaba en sus pensamientos que no se había percatado de que una tormenta los azotaba, al salir a cubierta y ver el gran movimiento de la tripulación se dispuso a ayudar recogiendo las velas. Mientras, un rayo había impactado al vigía y el mástil se partía por la mitad, Cormac bajó con sogas para evitar esto y Soren se lanzó hacia allí para colaborar. En eso llegó un hombre con una herida considerable a la altura del pecho, decía que algo o alguien había escapado, lo que el explorador relacionó rápidamente con la bodega. De eso se trataba, algo peligroso se encontraba allí cautivo, y aunque lo quisieron ocultar ya había salido a la luz -¿Qué fue eso?- se dirigió a Cormac, llevaba la capucha de su capa puesta haciendo que su rostro no sea fácil de divisar en la noche, pero su voz era fuerte y clara -¿Quién se ha escapado?- era evidente que había visto y oído todo.
     
  3.  
    Ayeah

    Ayeah Gladiador Mafia Staff Rol Master Pango precioso Completar el Foro

    6%
    Hora local:
    1:12 PM
    Wil

    Había visto la pequeña multitud arremolinada en torno a aquel calvo hombre y su curiosidad innata la había obligado a acercarse a ellos. Desde la última fila del corrillo, con su rostro oculto tras las sobras proyectadas por su enorme capucha, escuchó la promesa de oro y aventuras y su espíritu inquieto hizo que alzara la mano de inmediato, sin molestarse en razonar siquiera los pros y contras de la misión.

    Observó el destartalado navío con nerviosismo mientras el capitán daba las primeras instrucciones. No era la primera vez que su impulsividad le jugaba una mala pasada y, para ser sinceros, Wilfreda no tenía la menor idea de navegar. Era la primera vez que se subía a un barco pero estaba segura de que no todos tenían una aparencia tan... endeble.

    Dejó escapar un largo suspiro y, con él, todos los malos pensamientos. Era una nueva aventura, todo era nuevo a su alrededor y...

    - ¡Oh! ¿Eso es un timón? Siempre quise ver uno de esos.

    ... bueno, la curiosidad era uno de los rasgos más fuertes del caracter de la muchacha.

    Corría como un borrón hacia el lugar cuando la tormenta estalló sobre sus cabezas. Sintió el mástil crujir a su espalda y sus pies se detuvieron en seco sobre la cubierta. Buscó al capitán con la mirada, a la espera de órdenes, mientras aferraba su báculo ligeramente asustada.
    No pudo evitar escuchar la conversación ni reparar en el hombre que se unió más tarde a ella, pero su mirada había quedado fijada en el tipo herido, tiñendo su miedo de determinación.

    - Eh tú. - Lo llamó.- Esa herida tiene mala pinta. Deja que le eche un vistazo.

    No esperaba aceptar un no por respuesta así que sencillamente tiró de su brazo y lo atrajo hacia sí para inspeccionar los daños más de cerca.

    Inspeccionar la herida.
     
  4.  
    MaxPower^

    MaxPower^ Médico

    61%
    Hora local:
    1:12 PM
    El marinero miró a Wil a los ojos, soltando un suspiro. Sin embargo, Cormac le dió un empujón e ignorando las preguntas de Soren lo fué arrastrando hacia las escaleras que habian frente al castillo de proa, y que conducian a la bodega donde duermen los tripulantes, también a la bodega de carga.
     
  5.  
    Slam

    Slam Bufón

    28%
    Hora local:
    9:12 AM
    Soren

    Observó que una muchacha se ofrecía a sanar al hombre herido mientras esperaba una respuesta por parte de Cormac, pero éste lo ignoró y se llevó al otro a las escaleras que conducían a las bodegas.

    Le hechó una mirada a la pelirroja como si le preguntara que iba a hacer, si era sanadora su deber era revisar a ese marinero, quizás insistiría en curarlo. Sin embargo, él era explorador y no tenía mucho que decidir, siguió a esos dos para averiguar que estaba pasando arrastrado por la intriga.
    Los sigo intentando que no me vean si es que se puede ir oculto y sino los sigo igual y que me vean xD
     
  6.  
    Beholster

    Beholster Juez

    35%
    Hora local:
    9:12 AM
    Ajeno a todo lo que pasaba fuera de su camarote, Oswald estaba profundamente dormido. Soñaba con lo que haría con todo el oro cuando volviese, o con lo que haría en caso de no poder volver. En un momento el hambre superó al sueño y, tras escuchar el rugir de su estómago, se levantó de forma bastante brusca como para estar dormido. Sentía que el barco se agitaba y el fuerte sonido de la tormenta, pero el era el, antes de hacer cualquier cosa por los demás, debía comer algo. No era el momento, pero afortunadamente había guardado algo para emergencias como esta.

    Me como las sobras de mi almuerzo y paso olímpicamente de mis compañeros, por ahora.
     
  7.  
    MaxPower^

    MaxPower^ Médico

    61%
    Hora local:
    1:12 PM
    Tanto Wil como Galdor pueden seguir a Soren si así lo desean, ya que han presenciado la escena.

    Los dos hombres bajaron rápidamente a través del primer nivel de la bodega donde duerme la tripulación, y a continuación bajaron a la bodega de carga.
    Apenas había luz allí abajo, salvo unos pocos faroles en las vigas de carga
    Aquel nivel no parecía tan peligroso como habían dicho, mas bien era intrigante. Habían numerosas celdas, todas ellas vacías y una abierta, donde aparte de Cormac y el hombre herido, se encontraban dos hombres mas observando la puerta que estaba abierta,
    - ¿!Dónde está malditos inútiles!? Cormac soltaba gotas de saliva por la boca cada vez que gritaba a uno de los hombres allá abajo.
    Soren observaba toda la escena desde las escaleras, donde apenas llegaba la luz pero podía ver toda la escena.
    - Vais a morir toooooodos jiajiajia; un susurro alteró la tranquilidad del joven. - Comida fresca, ¡¡¡¡sssssiiiiii!!! contentos contentos... La voz parecía provenir de todas y a la vez ninguna parte.
     
  8.  
    Slam

    Slam Bufón

    28%
    Hora local:
    9:12 AM
    Soren

    Observó desde las sombras la extraña escena. Esos hombres parecían muy alterados y asustados, especialmente Cormac, lo que sea que se les había escapado estaba rondando por el barco y la herida en el pecho del marinero daba cuenta de su peligrosidad.

    De pronto, sintió que algo lo acechaba, un susurro estremecedor se lo confirmaba y aunque miró para todos lados no pudo precisar su origen. Las voces sentenciaron que todos morirían -Pff eso no me dice mucho, eventualmente todos moriremos algún día..- pensó el despreocupado explorador, pero eso no era todo, sus interlocutores tenían hambre -Morir devorados? Eso ya es otra cosa- volvió a reflexionar.
     
    Última edición: 21 Marzo 2017 a las 11:09 AM
  9.  
    Ayeah

    Ayeah Gladiador Mafia Staff Rol Master Pango precioso Completar el Foro

    6%
    Hora local:
    1:12 PM
    Will.

    Qué poca educación.

    Pensó la joven, mientras observaba con los brazos en jarras cómo su paciente era arrastrado lejos de ahí por el capitán.

    ¿Acaso no había dicho el propio Cormac que debía ser sanado? Bufó y, finalmente, los siguió con el báculo en ristre.

    Por una parte se sentía preocupada por el herido pero, por otro lado, su insaciable curiosidad iba en aumento... Se dirigían a la zona prohibida del barco y ella tenía una gran excusa para colarse.

    Rió por lo bajo y aguardó a que todos entraran para colarse detrás, chocando torpemente en la oscuridad contra otro cuerpo agazapado e inmóvil. (@Slam)

    - Lo siento. - Susurró, llevándose un dedo a los labios para indicar silencio y dedicándole un guiño amistoso.

    En ese momento escuchó la ¿voz? Resonando en las paredes. Dio un pequeño respingo y se abrazó a su báculo.
    - ¿Lo has oido? - inquirió de nuevo entre susurros, haciendo caso omiso de su propia orden de silencio. - ¿Qué habrá sido eso?
     
  10.  
    Slam

    Slam Bufón

    28%
    Hora local:
    9:12 AM
    Soren

    Llevó sus manos a las dagas al sentir que alguien chocaba con él, pero se trataba de la sanadora de hace un rato -Fiuu..- resopló aliviado, había estado a punto de atacarla.

    La chica le pidió disculpas, parecía alguien amable. Le preguntó por las voces, lo cual confortaba bastante a Soren, si ella también las oía significaba que no se estaba volviendo loco.

    -Eso me gustaría saber, aquí está pasando algo muy raro- le respondió en voz baja, señalándole a los hombres que discutían, quien sabe que clase de criatura habían liberado.
     
  11.  
    MaxPower^

    MaxPower^ Médico

    61%
    Hora local:
    1:12 PM
    Si veis que no uso colores en conversaciones o las respuestas tienen menos miga que de costumbre es porque respondo desde el celu en las escapadas del trabajo :p

    Soren y Wil:
    - Pobres inocentes; seguia susurrando la voz. - jiajiajia, nooooo a mi ya no me comeran.
    Una figura apareció en la parte baja de las escaleras. Era alta como un hombre, pero terriblemente delgada. Solo llevaba unos pantalones oscuros y podían verse las costillas perfectamente. Era un cúmulo de piel y huesos. Cormac y los hombres seguían discutiendo al fondo de la bodega y no repararon en el hombre que acababa de entrar en escena. Al escudrińarlo mejor, visteis que estaba lleno de cicatrices tanto de garras como de mordiscos. Además le faltaba la mano derecha hasta medio brazo. Movía la cabeza a todos lados, como un pájaro que observara un insecto y sus ojos... Se movian nerviosos en todas direcciones. Parecía asustado.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Ayeah

    Ayeah Gladiador Mafia Staff Rol Master Pango precioso Completar el Foro

    6%
    Hora local:
    1:12 PM
    Wil.

    El hombre respondió con calma y la joven le dedicó un guiño de complicidad antes de entrecerrar los ojos para escrutar la oscuridad de la bodega.

    Un escalofrío recorrió su espalda cuando la voz volvió a resonar, esta vez más cercana. Utilizando su mano como visera a pesar de que no había sol, la mirada de Wil dio finalmente con lo que parecía el propietario de aquella voz.

    Sofocó un chillido y se abrazó al brazo de su compañero de espionaje mientras señalaba aquella cosa con su índice entre silenciosos aspavientos.

    ¿Qué diablos era aquello?
     
    Última edición: 22 Marzo 2017 a las 11:36 AM
  13.  
    MaxPower^

    MaxPower^ Médico

    61%
    Hora local:
    1:12 PM
    Soren y Wil

    El hombre levantó el brazo sano en alto. En su mano había un trozo de metal de forma irregular, bastante afilado a simple vista. En ese momento sus ojos se clavaron en la joven (Wil) y su mirada dejó de temblar. Por un momento, casi parecía una persona normal y corriente.
    El brazo con la pieza de metal describió un arco descendente y la sangre salpicó en muchas direcciones.
    Aquél hombre había hundido la rudimentaria herramienta en su vientre, abriendo un corte muy profundo en una de sus cicatrices. La sangre dejó de manar cuando introdujo la mano por la herida, pero volvió a chorrear, humeante, en cuanto comenzó a revolverse las tripas. El hedor de los intestinos y el dulzor de la sangre era un aroma nauseabundo para cualquier fosa nasal que estuviera cerca. En unos segundos sacó la mano del interior del cuerpo, y junto a ella escaparon algunos trozos de intestino. Era increible como el hombre no había gritado, ni apenas pestańeado mientras se hurgaba. En un momento extendió la mano ensangrentada hacia Wil y le dijo:
    - Escóndelo, que no lo encuentren.
    ¿Extender la mano y coger lo que te ofrecen?
     
  14.  
    Ayeah

    Ayeah Gladiador Mafia Staff Rol Master Pango precioso Completar el Foro

    6%
    Hora local:
    1:12 PM
    Wil.

    Contempló el macabro espectáculo aferrando con fuerza el brazo de su aconpañante, tratando de hacerse pequeñita e invisible al lado de un hombre que casi triplicaba su tamaño.

    No pareció funcionar muy bien pues la criatura clavó una mirada extrañamente cuerda en ella, ignorando sus esfuerzos por pasar desapercibida mientras tendía en su dirección un objeto oculto por sus dedos putrefactos.

    Tragó saliva de forma sonora y dedicó una mirada nerviosa a su alrededor, cerciorandose así que se dirigía a ella realmente y no se trataba de un malentendido (aunque deseara que así fuera).

    Su curiosidad, como de costumbre, terminó por inclinar la balanza de sus pensamientos a favor de la acción más temeraria y, tras dedicar una significativa mirada al otro espía, extendió un brazo tembloroso hacia el extraño individuo dejando la palma abierta bajo su puño a la espera de que éste dejase caer aquello que quería que guardara.


    Aceptar el objeto.
     
  15.  
    MaxPower^

    MaxPower^ Médico

    61%
    Hora local:
    1:12 PM
    Soren y Wil:
    La mano húmeda depositó una pieza oscura y pesada, muy pesada para el tamaño que tenía. A pesar de estar ensangrentada, parecía tener algún destello dorado, una especie de medallón.
    El hombre esbozó una ligera sonrisa y cayó al suelo. Trataba de taparse la herida sin éxito.
    - A mi... a mi... Ya no van a comerme jiajiajia.
    Cormac y los marineros se giraron de inmediato al escuchar al hombre hablar.
    - Maldito sea al final han conseguido lo que buscaba; dijo en un tono nada amigable. En ese momento os vió a ambos en la parte baja de las escaleras.
    -¿Ha dicho algo? Cormac parecía nervioso y molesto.
    El hombre en el suelo escupió sangre, y acto seguido permaneció en silencio. Su último aliento había expirado.
     

Comparte esta página